Bastante Simple, ¿No?

¿No estás contenta con tu cuerpo?

No es culpa tuya.

¿Alguna vez te has detenido a notar cuántas veces eres bombardeada por la comercialización de alimentos cada día?

Los anuncios vienen de páginas de revistas, comerciales de T.V, en sitios web y vallas publicitarias, cada uno jactándose de maneras baratas, convenientes y sabrosas de saciar tu hambre.

La pregunta “¿Qué hay para la cena?” Nunca ha sido más compleja que ahora.

Las extensas opciones de menú y entradas grandes han distorsionado tu concepto de una comida adecuada, y antes de darte cuenta, has caído en la trampa de los restaurantes de comida rápida, el auto servicio y las convenientes líneas para ordenar.

 

Pero espera – la alimentación verdaderamente sana es simple.

 

En primer lugar, bloquea la ventisca de comercialización de alimentos a tu alrededor.

Recuerda que los anunciantes quieren tu dinero, y no se detienen a considerar si los alimentos que promueven ampliaran tu cintura – ese trabajo es tuyo.

Es seguro decir que, con pocas excepciones, cualquier alimento que ves comercializado debe ser evitado. ¿Cuándo fue la última vez que viste un anuncio de pescado blanco a la parrilla y brócoli al vapor?

Entonces, ¿Cómo es comer saludablemente?

Una comida saludable contiene proteína magra, verduras frescas y la porción ocasional modesta de granos enteros.

Igualmente importante, una comida saludable NO contiene:

  • Azúcar refinada / Jarabe de maíz
  • Alimentos fritos / grasos
  • Lácteos de grasa completa
  • Alimentos procesados ​​con aditivos químicos

 

Desayuno saludable

El desayuno es la comida más importante del día. Lo que decidas comer cuando te despiertas por primera vez establecerá el tono para el resto de tus comidas ese día. Prueba estas opciones saludables:

  • Las claras de huevo revuelto, tomate en rodajas y espinaca al vapor.
  • Avena de grano entero, una cucharada de polvo de proteína y fruta en rodajas.
  • Emparedado casero de desayuno: Muffin inglés de multi-grano con rebanadas de pavo y huevo.

 

Almuerzo saludable

Es importante planificar tu almuerzo con antelación para evitar recurrir a lugares de comida rápida o una máquina expendedora. Empaca tu almuerzo la noche anterior y llévalo contigo. Prueba estas opciones saludables:

  • Verduras verdes cubiertas con pechuga de pollo picada y tomates en cubitos.
  • Atún albacora (envasado en agua), mezclado con pepino finamente picado.
  • Sándwich envuelto de lechuga: rodajas de pavo magra, lechuga, tomate y mostaza.

 

Cena Saludable

La cena es la comida donde la mayoría de la gente derrocha y come muchas más calorías de las que deberían. Comer en casa es el primer paso para reducir las calorías de la cena. Pruebe estas opciones saludables:

  • Pescado blanco a la plancha, espinaca salteada y cuscús de trigo integral
  • Pechuga de pollo al horno, brócoli al vapor y arroz integral
  • Prueba la receta de salmón Cajun con coliflor tostado y brócoli.

Mientras que la alimentación saludable es un factor enorme para llegar a tu peso ideal, el ejercicio es la otra mitad de la ecuación. Tu rutina de ejercicio debe ser un reto y debe hacerse de manera regular.

Sé que tienes más que suficiente en tu vida para pensar sin tener que planificar tu propia rutina de ejercicios. Déjame a mi ese trabajo, llámame o envíame un correo electrónico hoy para comenzar con un programa de acondicionamiento físico personalizado que dejará tu cuerpo sin más remedio que deshacerse de esas libras no deseadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *